ENTRETIEMPOS

Aquel hombre dudaba entre avanzar al futuro, en un mundo sin trabajo, con cargas familiares que mantener desde un forzado regreso a la casa de unos padres octogenarios, o regresar al pasado, para refugiarse en una infancia infeliz cargada de inseguridades o en la más estúpida de las adolescencias desafiando a su propia sombra.

Errante daba pasos hacia atrás y posteriormente los desandaba hacia adelante, hasta que decidió, dubitativo, permanecer anclado en el presente. Días después terminó cayendo al suelo… muerto por indecisión.



Comentarios

  1. Muy actual y duro desenlace.
    Tiene al fuerza de improbable pero posible. Me ha gustado.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL LOCO (no es mío, aunque me gustaría)

COSA DE UN NOMBRE (Relato perteneciente al libro Habitación sin bombillas).

OH! CAROL