EN OCASIONES SE PASAN

SECRETOS

Su hija llegó a casa a deshora, con los ojos enrojecidos. La mujer extrañada le preguntó qué había hecho. La adolescente inmutable dio la callada por respuesta. La madre decidió embestir con otras cuestiones. Pese al desesperado intento, la quinceañera, seguía refugiada en el silencio. El hartazgo y la curiosidad, llevó a la mujer a tirar de la lengua de la chica que, anclada sobre el suelo, no soltaba prenda. El ahínco de una y la plomiza inmovilidad de otra, terminó arrancando la capa más superficial de la tierra, cual mantel circular. La fotografía, un gran mapamundi arrugado, atrapaba la pequeñez de los cuerpos asediados por la inmensidad de océanos y continentes. Todos, como peleles, quedaron vagando a la deriva de un universo caprichoso. Mientras la tierra desnuda (ahora una simple esfera ovalada) ocupada tan sólo por los secretos escondidos, continuó orbitando alrededor del sol. Destapado lo que se oculta, nuestro planeta resultó inhabitable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario