CUENTOS CHINOS


Había una vez un hombre (podía ser otro cualquiera) que trabajaba 8 horas al día, 6 días a la semana, 292 días al año, por un mísero sueldo claramente insuficiente para vivir. Afortunadamente (para el empresario) le sobraba dignidad.



(viñeta del blog de) MARTA NAVARRO

Comentarios

  1. Genial, llevo unos cuantos leídos, y me pregunto, tú dónde estabas?
    Tienes un estilo personalísimo. Me gusta. Volveré.
    Gracias por tu visita y tu comentario.
    Saludos, Cortacuentos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL LOCO (no es mío, aunque me gustaría)

COSA DE UN NOMBRE (Relato perteneciente al libro Habitación sin bombillas).

OH! CAROL