EN OCASIONES SE PASAN

INCÓGNITAS

El otro día fulanito de tal se encontró con una tal menganita en una calle cualquiera. Decidieron ir a tomar algo a un local indeterminado y hablaron de sus cosas durante bastante tiempo. Lo uno llevó a lo otro y la última la dejaron para una de las dos casas. Los cadáveres amanecieron tendidos (sin pinzas) sobre una de las camas del mencionado; o mencionada. El forense determinó la causa de la muerte con una precisión insólita: fue por indefinición.




2 comentarios:

  1. Esa muerte por indefinición, es efectivamente, de una precisión que asusta.

    La incógnita verdadera que me provoca tu micro, es la versión que puedes tener en la cabeza de lo que verdaderamente sucedió. ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lo que yo tenga en la cabeza sobre lo sucedido es mejor que no lo sepas, te tendría que...

    Una perta Laura

    ResponderEliminar