EN OCASIONES SE PASAN

LA ÚLTIMA C


"Estás a punto de cargarte Triple C" pensó al borde del precipicio recordando los famas de un Cortázar, en los que un día creyó verse reflejada. “Primero por abandonar toda CAUTELA que exigía la hermandad, al exponer tu prosa al servicio de cualquier desafío verbal” continuó diciéndose mientras ponía caras al resto de integrantes del selecto club. “Luego por la falta de CONTROL que ha guiado tus pasos hasta este cortante acantilado”, añadió mentalmente cuando sus piernas empezaron a tambalearse, “y, por último, al desacreditar tu enorme C…” se dijo instantes antes de que su fino cuerpo impactara con el suelo y éste estallara en una suerte de tinta sobre un folio meridianamente conquistado por miles de letras, cientos de frases, docenas de líneas… que frenados por esa mancha redonda resultaron ser un cuento inacabado con su punto y…



1 comentario:

  1. Me gustó este aporte tuyo a la quincena de Triple C, sobre todo por ese pensamiento en off con tanta cautela y control.

    Un abrazo de quien escribió "Carta de despedida".

    ResponderEliminar