EN OCASIONES SE PASAN

NEGRO MATE


Tras una dura jornada laboral, entré arrastrando mi cuerpo vacío y la encontré frente al televisor, viendo atónita como ese hombre trajeado con apellido de provincia anunciaba la irreversibilidad de las medidas tomadas. Sin percibir mi presencia, liberó alguna que otra lágrima, en un silencio sepulcral, eludiendo cualquier quejido, pues era tan dura como el maldito mineral. Supuse que Pilar estaba recordando aquel día en el que sonaron las sirenas anunciando el accidente que se llevó al hoyo a su padre, o aquel otro en el que la arrolladora neumoconiosis la dejó viuda a los cincuenta. Pero ella sufría en silencio pues, sumada a su orgullosa dignidad, sabía que la Marcha Negra en la que participaba mi padre era el comienzo de una lucha igual de irreversible que las medidas anunciadas por el ministro, pero con la salvedad de que ellos no tenían alternativa pues la sombra y el frío de la mina eran su único cobijo. Ahí estaba yo, a mis dieciocho, sabedor que el futuro pintaba mal, contemplando como mi abuela lloraba historia, con el mono puesto y la cara tiznada de identidad.


SI QUERES PARTICIPAR EN ESTA INTERESANTE PROPUESTA PINCHA AQUÍ

2 comentarios:

  1. El final de la historia es un cierre redondo : la abuela llorando historia, con la cara tiznada de identidad.

    Muy emotiva tu historia y con un toque a la irreversibilidad de los actos que ...bueno, pone los pelos de punta, desgraciadamente.

    Besos negro mates.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Laura. Aunque el que tiene la cara tiznada de identidad es el. No sé si lo me he expresado mal...

    De todas formas gracias por tu comentario.

    Una perta

    ResponderEliminar