EN OCASIONES SE PASAN

UNA VISITA ÚNICA Octubre del 2011. Seleccionado junto a muchos para la publicación del libro "Los Jardines Secretos de la Picota"


La curiosidad infantil de mi hijo y su insaciable insistencia nos condujo a aquellos Jardines Secretos que tan anunciados habían sido en los medios. Al llegar la sorpresa fue máxima: plantas gigantescas llamadas eucaliptos envolvían un paseo adoquinado, alrededor un suelo verde atrapaba nuestra atención. Nunca habíamos visto algo parecido. En él había árboles increíbles, no dejábamos un cartel sin leer: el plátano de sombra, la encina, el tamarindo… sus hermanos pequeños recibían el nombre de arbustos: el árbol de Júpiter, lavanda, romero, rosales… Y no se quedaba ahí lo extraordinario del lugar. Pudimos contemplar unos seres extrañísimos gracias al guarda que nos acompañó un buen tramo de la visita y con su sabio dedo índice nos enseñó las hormigas, los petirrojos, abejas, mariposas, saltamontes… Fue irrepetible.

Al terminar la visita, mi pequeño cerró su único ojo, me dio un abrazo con sus largos dedos verdes y enredó sus espinosas antenas, mientras se le escapaba un sollozo emocionado. Terminó sentenciando: “no creo que en la galaxia Acronión haya un lugar parecido”.

2 comentarios:

  1. HOla!, en aquella selección de los jardines Secretos de la Picota : yo empezaba a escribir. Prácticamente fue una de las primeras aportaciones que enviaba a un concurso. No me seleccionaron, pero luego he aprendido el por qué. Hay escritores, como tú, que condensan lo bueno de las historias en "Visitas Unicas" y que hacen que la lectura sea irrepetible.

    Enhorabuena. Por cierto, como tengo el librito te buscaré en la página y la marcaré como blog amigo. ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Laura, es un honor que alguien que cocina tan buenos microrrelatos haga ese comentario de los de uno.

    Si te soy sincero, ese era mi segundo concurso de micros, el primero fue el de la cadena Ser "Historias de una Guerra", ese mismo verano y la verdad es que ambos (en los que fui por cierto muy intenso) condicionaron mi adicción a esto de escribir en corto.

    Una pertiña.

    ResponderEliminar