EN OCASIONES SE PASAN

UN SUEÑO (no es mío, aunque me gustaría)

En un desierto lugar del Irán hay una no muy alta torre de piedra, sin puerta ni ventana. En la única habitación (cuyo piso es de tierra y que tiene la forma del círculo) hay una mesa de madera y un banco. En esa celda circular, un hombre que se parece a mí escribe en caracteres que no comprendo un largo poema sobre un hombre que en otra celda circular escribe un poema sobre un hombre que en otra celda circular... El proceso no tiene fin y nadie podrá jamás leer lo que los prisioneros escriben.

JORGE LUIS BORGES




2 comentarios:

  1. Creo que a muchos nos gustaría como a ti poder decir que somos los autores, pero no es Borges. Me encanta.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, pero no por ser un escritor consagrado tiene más peso. De hecho, la mayoría de los microrrelateros habituales tienen en su haber cuentospigmeos que nada tienen que envidiar a los realizados por los que han sido capaces de vivir de las letras. Si tienes tiempo, sin moverte de este blog, te invito ha que te pasees por la etiqueta DEOTROS. Hay gratas sorpresas de autores, informáticos, contables... de gran calidad.

    Una perta.

    ResponderEliminar