EN OCASIONES SE PASAN

LA UBICUIDAD DE LAS MANZANAS (no es mí, aunque me gustaría).

La flecha disparada por la ballesta precisa de Guillermo Tell parte en dos la manzana que está a punto de caer sobre la cabeza de Newton. Eva toma una mitad y le ofrece la otra a su consorte para regocijo de la serpiente. Es así como nunca llega a formularse la ley de la gravedad.

Ana María Shua

8 comentarios:

  1. Ana María Shua es una de las grandes en este género. Leí sus historias de Circos, y quedé prendada por su aparente facilidad para inventar en un espacio reducido.

    Este lo conocía y me parece una genialidad, como otras tantas ...que podríamos encontrar buceando en otros autores reconocidos, o no reconocidos.

    Si fuera tuyo Cortacuentos ...¿estarías aquí? ...ummmhhh....es una pregunta para reflexionar, nada más.

    un abrazo desde mis palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado el relato elegido.

      Yo si fuera ella, supongo que haría lo que ella hace. Mostraría algún que otro microrrelato (como colonia cara en pequeñas dosis) y guardaría el resto para editar libros y poder vivir de sus ventas. Y probablemente, no estaría regalando mis micros a precio de tarifa plana, pues para eso sería un profesional de lo breve.

      No obstante, sin serlo, tampoco creo que haya abismales distancias entre muchos de los que cultivamos letras en estos espacios anónimos, con aquellos que por suerte, atrevimiento o exceso de mercado (el mismo que ahora no hay ya que todo el que lee en breve, crea en breve) tuvieron en pretérito la suerte (entre otros cultivos más complejos) de vivir del arte de escribir. El caso de Ana María Shua es curioso, pues buena parte de su obra gira en torno a este género. Y entre los miles de relatos que tiene, lo normal es que los haya muy buenos, genialidades diría yo.Por cierto, también los tiene normalitos, e incluso mediocres (no sé si habré blasfemado). Y eso, ocurre con otros muchos grandes.

      Perdona por enrollarme. La pregunta lo merecía.

      Una perta gorda.

      Eliminar
  2. La Sra. Shua es para sacarse el sombrero y no dejar de aplaudir.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que no hace mal su trabajo. Pero todos tenemos días malos.

      Una perta.

      Eliminar
  3. Ana María Shua siempre escribe relatos muy ingeniosos que sorprenden y que logran que uno se aficione aún más al mundo de los microrrelatos.

    Gracias por publicarla.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que eso es incuestionable. Es una plusmarquista de la creatividad. Aunque bueno, el mérito es más bien e ella por escribir.

      Una perta.

      Eliminar
  4. He leído algunos de sus micros, este lo conocía, la verdad es que los tiene muy buenos. Una de las conocidas en el mundo de lo mínimo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Es buena, pero lo incluso bueno llega un momento en el que rueda. Supongo que es necesario leerla, disfrutarla y aprender, pero eso no evita que se le escapen relatos del montón, como a otros tantos.

    Una perta.

    ResponderEliminar