EN OCASIONES SE PASAN

LA BICICLETA TUVO QUE ESPERAR.

Siete palillos ardiendo sobre un trozo de pan emborrachado con leche y coñac.

-Pide un deseo, pero sin decirlo.- apuntó una diminuta voz en tono afectivo.

Inmediatamente después un soplido apagó las velas en cadena llegando a tirar alguna sobre el austero e improvisado pastel. Luego lo partieron en dos y se lo comieron sin apenas pestañear.

Dos días más tarde, Pedro, asustado por la solemnidad, pudo escuchar en la radio: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejercito Rojo, han alcanzado las tropas Nacionales sus últimos objetivos militares. La Guerra ha terminado. Burgos 1 de abril de 1939…”.

Tras oír la noticia, luciendo una tímida sonrisa, el niño respiró aliviado mientras una idea festejaba en su cabeza la sabía elección de haber dejado la bicicleta para otra ocasión.


8 comentarios:

  1. Bueno, Cortacuentos, muy bueno. Un micro que toca la sensibilidad del lector desde la ilusión e inocencia de su protagonista.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro. Supongo que pocas cosas hay en la vida tan mágicas como la mirada inocente de los niños. En tiempo de guerra esta inocencia es más difícil. Me alegra que te haya gustado.

      Una perta.

      Eliminar
  2. Me gusta mucho cuando se toca la Guerra Civil, es un episodio triste de nuestra historia a la cual se le debería prestar más atención, como hacen los americanos con los suyos.

    Es emotivo y enternecedor.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que olvidar nada, pues el olvido nos hace ignorantes, y la ignorancia puede que nos facilite la vida, pero al mismo tiempo nos aleja de ella. Me alegra que te haya gustado.

      Una perta.

      Eliminar
  3. Más importante la paz que dos ruedas,
    más profundo el deseo de la inocencia que sabe renuncia a algo...

    Hermoso!
    Abrazos de martes Henry.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que más importante que la paz no hay nada. Pero bueno, estaría bien tenerlo presente para no meter la pata en el futuro.

      Una perta.

      Eliminar
  4. Me gusta tu micro, con un pastel y poco más dibujas perfectamente la situación.Está claro que las guerras les roban la infancia a los niños y los hacen madurar antes de tiempo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias Nieves. Espero no tener que contemplar como eso sucede en las puertas de mi casa. Sé que podría ser más ambicioso con el deseo, pero esta hablando mi yo realista.

    Una perta.

    ResponderEliminar