EN OCASIONES SE PASAN

LA DISCUSIÓN

Menudo estaba hecho. Tras una leve discusión, no supo explicar el por qué de su comportamiento infantil. Parecía funcionar por arrebatos y eso estaba mermando nuestra relación. Él entendió que yo estaba molesta, pero pareció no importarle. Me miró desafiadamente, con el ceño fruncido, mostrando su disconformidad con lo que acababa de escuchar. Luego miró su moto, buscando una escapatoria. Su cuello se volvió a girar anclando sus ojos a los míos, queriendo penetrar en el interior de mi cerebro. No obtuvo la reacción esperada. De manera brusca se subió sobre las dos ruedas y se fue cuesta abajo, adquiriendo una velocidad endiablada por la acera, sin importarle los peatones. Así era; y eso que no levantaba dos palmos del suelo… menudo estaba hecho.



FOTOGRAFÍA QUE LO INSPIRO TODO

10 comentarios:

  1. Me gusta mucho el tono de este relato, fresco, suelto, sugerente. Los dos palmos del protagonista son un "detalle" sin desperdicio. Muy hábilmente escrito.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Susana, supongo que el relato cobra sentido cuando ves la fotografía, pues en caso de no hacerlo cabría la posibilidad de dejarlo todo en el aire.

      Una perta.

      Eliminar
  2. Ese "menudo" estaba hecho, me gusta más que la pista de dos palmos del suelo, que tampoco está mal.

    Es un relato que me ha traído la imagen de un chaval de mi pueblo, que tiene un pronto difícil y que como tu protagonista, es menudito. Supongo que no debe ser fácil vivir con un factor diferenciador tan evidente, y más viviendo en España, con lo puntillosos que somos.

    Buen relato y muy visual.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nicolás, aunque no sé si nos hemos perdido en la traducción. Me hubiera gustado ser tan sutil como dices, pero yo en el relato no jugaba con un factor físicamente diferenciador, jugaba con la idea de atribuirle características de adulto a un niño. Seguramente la historia sin la foto es un tanto ambigua, pero con ella (link que hay bajo la canción de Rosendo) se entiende mejor.

      De todas formas, gracias por pensar que era un tipo elegante al hablar de diferencias físicas, que puede que lo sea.

      Una perta.

      Eliminar
  3. Mil perdones pues, por no haber entendido lo que tú querías transmitir, pero mira aún así, habiendo fallado yo, me voy satisfecho pues me pareció un buen micro con lo que entendí. Me permito el lujo de indicarte que me lo quedo como lo entendí.

    A seguir escribiendo así de bien.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni perdón ni paredón. La realidad única no existe y dado que esta es cosa de percepciones, disfruta de la tuya pues la mía solo responde ante mi.

      Una perta.

      Eliminar
  4. ¡Qué bueno!, tenías que haber puesto la foto en la cabecera, y así Nicolás no hubiera perdido el Norte (y yo tampoco, que he pensado lo mismo... cientos de perdones).

    Me gusta mucho más tal y como lo has concebido en tu pensamiento.
    Buenas letras las tuyas, muy buenas. Una correción : por la "acera".

    Besos de viernes...agotaaaadaaaa.... Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con respecto a la foto, no la colgué porque hubiera resuelto el enigma antes de tiempo, y aunque soy partidario de utilizarlas si aportan sin resolver, no creo que sea adecuado cuando estas descubren antes de tiempo el encanto del micro.

      Gracias por el piropo Laura y también por la corrección. Deslices de uno fruto del despiste de uno y la complicidad de los artículos.

      Una perta.

      Eliminar
  5. La comunidad ayuda a esclarecer ciertas situaciones, eso me pasó con el hermoso micro.

    Un abrazo cálido.
    Buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que siempre que hay dudas sobre un relato no hay nada mejor que leer lo que otros anteriormente se han planteado. Y dado que la mayoría vivimos de otras cosas, el "escribiente" se suele prestar de buen agrado a solucionar el cruce de conjeturas.

      Una perta y a comenzar con buen pie la semana.

      Eliminar