EN OCASIONES SE PASAN

LA ÚLTIMA CITA

Nadie en varios kilómetros a la redonda sabría decir su nombre, de hecho, nadie recordaba haber intercambiado palabra alguna con ella, y nadie le ponía rostro. Era ella quien tomaba la iniciativa; solía presentarse sin avisar, sigilosamente y casi siempre por la noche en casa del lugareño elegido, con el que entablaba interesantes conversaciones hasta el alba.

Tenía predilección por los mayores, supongo que por su sabiduría, aunque puntualmente seducía a algún joven para sorpresa de todos. Tras su marcha, el pueblo, por cuestiones de salud y educación, celebraba la visita doblando las campanas en honor al último anfitrión.


16 comentarios:

  1. Muy sugerente. Espero que tarde mucho en pasar por casa...
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que se demore mientras disfrutamos del presente.

      Una perta.

      Eliminar
  2. Hay citas que mejor no tener...
    Muy bueno. Bravo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que hay citas ineludibles.

      Pero es lo que tiene la vida, que de cuando en vez se termina.

      Una perta.

      Eliminar
  3. Una vuelta de tuerca muy interesante al momento último de la muerte, en el que aunque intuyas el desenlace final no pierdes el interés por seguir leyendo. Y es que a esta cita, me parece que todos estamos abocados.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si supongo que era predecible, pero bueno, las citas ineludibles citas son, y aunque podemos predecirlas, nunca estamos suficientemente avisados.

      Una perta Nicolás.

      Eliminar
  4. Vendrá y vendrá.....así de seguro,
    que me encuentre leyendo micros....

    Abrazos cálidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O tal vez no, eso nunca se sabe.

      Una perta Genessis.

      Eliminar
  5. Paso de esa cita con todas mis fuerzas. Me resisto a ella.

    Buen micro con sabor a último encuentro con una mujer de porte y silueta desconocida. Me gusta tu micro y la ilustración que lo acompaña. ;)

    Un beso de lunes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casualidades de la vida, lo del micro y lo de la ilustración... Con un poco de voluntad y con una pizca de suerte apareció la ilustración, lo otro cayó de un árbol.

      Una perta.

      Eliminar
  6. Un cita que todos tenemos confirmada, Cortacuentos.

    Me parece muy acertado el punto de vista, la sutil sugerencia, me atrevería a decir la dulzura con que la habéis tratado.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que lo irremediable es morirse, pero a ninguno nos prohíben mirar con dulzura a la muerte para endulzar el amargo trago. Aunque esperemos que se retrase pues de momento no se me ocurre nada mejor que disfrutar de la vida.

      Una perta.

      Eliminar
  7. Otra manera de ver esa última cita, a la que muchos no quieren acudir. Pero esta cita si que es ineludible. Me gustó seguir su andanzas en tus palabras.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ely, es un placer tenerte por aquí, aunque me sorprende que puedas con todas las entradas. Cuestión de tiempo supongo.

      Una perta.

      Eliminar
  8. Plas, plas, plas, genial forma de explicarnos la última visita de la de negro.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Juan Luis. Me alegra encontrarte por aquí, en un espacio que también es tuyo. Disfruta de lo que encuentres, y coge de la nevera lo que quieras, tal y como otros hacemos cuando podemos (por falta de tiempo o exceso de quehaceres)en tu espacio tan bien ilustrado.

      Una perta.

      Eliminar