EN OCASIONES SE PASAN

FIESTA DE DISFRACES

En el redil, por todos es sabido que no hay mejor celebración que aquella en la que los pobres e indefensos corderitos, desvalidos como se dice en los cuentos, degustan con esa finura tan cínica las entrañas de cualquier lobo feroz e inhumano que se deje caer por la velada.

8 comentarios:

  1. A la que puede, el cordero es un lobo para el lobo. Je je.
    Muy bien contado Cortacuentos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel. Supongo que en realidad los polos son demasiado amplios para diferenciar donde empieza uno y termina el otro. Menos mal que siempre nos quedaran los cuentos.

      Una perta.

      Eliminar
  2. El lobo es lobo aunque se ponga un disfraz.

    Abrazos y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como diría ese hombre entrañable al que algunos llaman Refranero: "Aunque la mona se vista de seda..."

      Lo mismo te deseo Genesis.

      Eliminar
  3. Demasiados difraces hay hoy día. Ni es que parece lobo es lo que es, ni el cordero lleva piel suave. No tenemos nada más que poner la radio cuando nos levantmos o abrir el diario. Muy actual tu micro y un lobo muy sugerente el de la ilustración.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que los lobos y los corderos son bastante longevos para que los descubramos en el 2013 d.c.. Lo cierto es que más que poner la radio o la televisión (acción que nos permite disfrutar de una fauna muy variada de la familia de los carroñeros) cuando de lobos y corderos se trata todo el espacio es cuento.

      Me alegra que te haya gustado la ilustración. Gentileza del señor Google.

      Una perta.

      Eliminar
  4. ¡Qué peligro esos pobres corderitos! Y aunque es bien sabido, ya no sabe uno quién es quién ni en los cuentos.
    Un abrazo con piel de lobo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La culpa la tienen estas orejas tan grandes que tengo que no dejan de escuchar cosas por aquí y otras por allí. Pero siguiendo tu reflexión, y rizando la misma, yo diría que en los tiempos que corren ya no se sabe si lo que vivimos es cuento o realidad. Yo por si acaso, intentando buscar el equilibrio intentare echarle cuento al asunto.

      Una perta.

      Eliminar