EN OCASIONES SE PASAN

SALUDOS INFANTILES

Antes de que los adultos reparásemos en ello se rumoreaba, comentaba e incluso debatía en el mundo de los niños, sobre la cita de Heráclito de Éfeso que afirma que nadie se baña dos veces en el mismo río. Desde hace ya algún tiempo, habiéndose superado tal afirmación, libre de la contaminación social de los adultos, los niños más avanzados mantienen que en un mismo lago, bañera o piscina, nunca se meterá la misma persona, pues esta al igual que su entorno, dicen desde su aplastante razonamiento puro, está en constante reinterpretación del medio que le rodea, y por ende de reordenación de uno mismo, y construcción de un nuevo yo. De tan hondas creencias, viene la costumbre que ellos gustan lucir, de saludar siete veces en una misma hora a la profesora, padre, amigo… que tantas veces se les cruce en un espacio limitado. No por cortesía como muchos creen, sino más bien para demostrar su supremacía intelectual.

4 comentarios:

  1. ¡Qué bueno y qué reflexivo! Nunca se me hubiese ocurrido un texto de este calibre, del que destaco esa supremacía intelectual aplastante en la que nos dejas pensando y que ellos se encargan de recordarnos muy habitualmente.

    ¿Sabes? ...creo que la contaminación social es lo que hace que el humano parezca haber llegado a los límites de sus capacidades. Es en los niños donde vemos lo que un día pudimos llegar a ser y no fuimos. Sus soluciones a los problemas no están condicionadas por los estereotipos sociales o por una forma de razonar inducida ¡eso es lo que me asombra! ¡quisiera volver a ser niño! (digo niña) :)

    Un abrazo fuerte para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. Cuando somos pequeños la falta de piedras en la mochila nos permite ser naturales, expontaneos, libres, honestos, sinceros, claros... pero conforme vamos cumpliendo años tenemos que pasar aros, y cada vez que pasamos uno cargamos la mochila con nuevas piedras, con nuevos pesos... que van condicionando nuestras pisadas. A eso sumale las caretas, máscaras y más disfraces que nos ponemos, y que llevamos para jugar de manera cínica e hipocrita con los demás. Dulcificando nuestra feroz danza con el término relaciones sociales.

      Daría para escribir más de un libro. Aunque mientras eso no sucede, intentemos por lo menos ser claros y honestos... aunque a veces nos lleve a la confrontación con los iguales (que siempre tendrán tanta razón como nosotros).

      Una perta.

      Eliminar
  2. Esa carita de pícara dice más que cien palabras...

    Y los por qués de los niños nos hacen ver que no tenemos respuestas....

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que lejos de lo que dice el sabio, o tal vez por la longevidad del mismo, contra más años cumplimos, menos respuestas tenemos.

      Gracias por pasarte genessis.,

      Una perta.

      Eliminar