EN OCASIONES SE PASAN

HISTORIAS, HISTORIAS, HISTORIAS (No es mío, aunque me gustaría).

El día en que murió don Álvaro no llovió en Mondoñedo. En la portería del paraíso lo aguardaba Pedro, con un libro antiguo lleno de páginas en blanco y una pluma de ave del año mil y pico. Rápido corrió el rumor de que el gallego lo llenaría con relatos de magos, damas melancólicas y sirenas griegas; semblanzas de campesinos, curanderos y boticarios; travesías marineras de mozos que aprendían a vivir y de viejos comerciantes llenos de nostalgia; vagabundeos de ánimas y sochantres y fugas de rubios condotieros. Tanto fue el alboroto entre ángeles y bienaventurados que las nubes, impacientes por comenzar la lectura, no se acordaron de llorar.

DISFRUTEN SIN LIMITES DE LAS BUENAS LETRAS QUE SE MEZCLAN EN LA CASA DE "PATIVANESCA"

7 comentarios:

  1. Qué gran homenaje el de Elisa a Cunqueiro y el tuyo a Elisa. Felicidades a los tres (no sé si lo leerá Don Alvaro desde allí. Yo creo que sí).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que lo bueno debe ser compartido, pues desperdiciar determinados postres podría ser incluso considerado delictivo.

      Una perta gorda Miguelángel.

      Eliminar
  2. Me sumo a lo dicho por Miguelángel. Espléndido homenaje doble.

    A mí también me gustaría que fuese mío.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente habrá un día en que dos microrrelatos gemelos dignos de ser escritos crecerán a kilometros de distancia de dos manos ajenas que desconociéndose la una a la otra firmarán un cuentospigmeo de calidad inverosímil empleando las mismas palabras en el mismo orden.

      Puede que tú seas una de esas manos, pero aunque no sea así eres el creador de grandes obras.

      Una perta Pedro.

      Eliminar
  3. Lo mejor que no hubo tiempo para llorar...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en ocasiones las lagrimas forman parte de la catarsis. Y en otras ocasiones estas riegan a una planta marchita, luego más verde y más viva.

      Una perta.

      Eliminar
  4. Muchas gracias por compartir mi cuento. Sobre todo por lo que tiene de homenaje a un enorme escritor que tantas horas de disfrute me ha proporcionado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar