EN OCASIONES SE PASAN

DE MUNDOS Y PAÑUELOS (UN CUENTO RECURRENTE)

A veces sucede que por casualidad, destino o accidente… te encuentras con un viejo amigo, exnovia o amiguete… en un bar de carretera, parque concurrido o supermercado al uso; bien sea por enemistad, sentido común o la más simple de las perezas… ambos evitáis el encuentro.

A veces sucede que pese a las reticencias iniciales: la curiosidad, el salir de dudas o la propia torpeza… os conduce a cruzar una mirada decisiva, y esta, irrefutablemente os obliga a mantener una conversación superficial en la que ambas partes, en esa versión reducida de una sinopsis vital, omitís más datos de los que mostráis.

A veces sucede que tras cinco minutos de conversación ambos sentís una nostalgia que os encoge el pecho, y os empeñáis (silenciosamente) en recordar aquellos maravillosos momentos, deseando con todas las fuerzas dar marcha atrás en el tiempo, para poder solo así disfrutar plenamente de la ausencia del otro;… bien sea por enemistad, sentido común o la más simple de las perezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario