EN OCASIONES SE PASAN

BORRANDO PESADAS HUELLAS

Óscar, aburrido por la tediosa clase de matemáticas, cogió una goma y se acercó sigilosamente a la bola del mundo, abandonada en una esquina del aula, mientras el resto seguía atento a la pizarra. Con disimulo, abrumado por lo que sospechaba era la Muralla China, empezó a borrar con la determinación de un niño. Cuando terminó, instintivamente reparó en una valla que separaba EEUU de su frontera con México repitiendo la jugada. Luego se acercó a Europa y liquidó lo que quedaba del muro que había separado Berlín en dos. Atraído por la sencillez con la que suprimía fronteras, siguió trazando líneas y acercando espacios hasta aproximarse a la geografía nacional: de un gomazo deshizo los Pirineos, el Miño, el puerto de la Lunada, Algeciras y otros muchos lugares que le sonaban. Al final, con la supresión de tantas fronteras, el mundo se había reducido en tres cuartos y Europa parecía una pequeña ciudad.

Cansado de tanto usar la goma, se asomó a la ventana y vio un colegio donde antes había un parque. ¡Un colegio! Extrañado, levantó la mirada y pudo ver ondeando en su fachada una bandera gallega. ¡Qué raro! Si estamos en Madrid. Otro niño sujeto a una goma seguía su mirada desde la ventana de enfrente. La curiosidad de ambos y una señal de complicidad les condujo al patio, donde con sus gomas terminaron con la última frontera que les separaba; una vieja verja verde. Luego hablaron y hablaron, y cuando sonó el timbre del recreo, mientras los niños jugaban al futbol y las niñas intercambiaban fotografías de ídolos para adolescentes, Óscar y Marcos, se dieron la mano y se perdieron por un horizonte mucho más cercano, sin fronteras (ni frontones) donde las antípodas parecían vecinas y las lunas no envidiaban tanto a los soles.

6 comentarios:

  1. Bonita imagen que solo cabe en la mente de Oscar y Marco. Los grandes o los que tienen poder trazarían las frontarias con lineas de municiones...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es cuestión de intereses. Cuanto más adultos, más extraños son nuestros objetivos. Entiendo que a los niños solo les atrae jugar, de ahí la realidad contada.

      Una perta.

      Eliminar
  2. "Óscar y Marcos, se dieron la mano y se perdieron por un horizonte mucho más cercano", me gustó mucho.
    Todo tu relato es una sucesión de imágenes. ¡Felicitaciones!
    Saludos desde Pergamino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Diego por comentar, y bienvenido a este rincón de lo fantástico donde nada es lo que parece y todo parece lo que indica, pero no se indica nada por eso de seguir con el ciclo.

      Me alegra que te haya gustado.

      Una perta.

      Eliminar
  3. Precioso relato posible tan solo en la imaginación y en las manos de unos niños. Bueno, posible sería si los mayores fueramosnormales y como niños. Me ha encantado.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que conforme crecemos, vamos cargando de piedras la mochila y todo resulta más complicado.

      Me alegra que te haya gustado.

      Una perta gorda.

      Eliminar