LA VUELTA AL MUNDO

La cadencia de sus zancadas era cada vez menor; los horizontes vencidos superaban el millar; las zapatillas gastadas resultaban incontables; grandilocuentes puestas de sol permanecían en su retina; una mochila parcheada atestiguaba el largo caminar…

En el alumbramiento de ese nuevo amanecer los ojos cansados y el mutismo de su cuerpo chocaban con la romántica visión del mochilero solitario.

Comentarios

  1. Hermoso micro,
    la canción completó la idea.

    Excelente entrada.
    Buena semana.
    Abrazos cálidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que cuando menos invita a la reflexión. Hay una película (Hacia rutas salvajes) dirigida por Sean Pean que termina magistralmente con un mensaje claro. Pese a la grandeza del camino, si no se comparte resulta bastante pobre incluso la mayor de las proezas.

      Una perta.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL LOCO (no es mío, aunque me gustaría)

COSA DE UN NOMBRE (Relato perteneciente al libro Habitación sin bombillas).

OH! CAROL