INFIERNOS FAMILIARES

“¿Qué le pasa a mi princesita?”, dijo esa voz entrecortada que saliendo de la penumbra de aquel cuarto intentaba atropellar la huída de la niña.

Comentarios

  1. ¡Te quedarás aquí!
    Saludos desde Pergamino, Buenos Aires.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que gracias, aunque la ausencia de interrogaciones me desconcierta.

      Una perta gorda.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL LOCO (no es mío, aunque me gustaría)

COSA DE UN NOMBRE (Relato perteneciente al libro Habitación sin bombillas).

OH! CAROL