EN OCASIONES SE PASAN

INFIERNOS FAMILIARES

“¿Qué le pasa a mi princesita?”, dijo esa voz entrecortada que saliendo de la penumbra de aquel cuarto intentaba atropellar la huída de la niña.

2 comentarios:

  1. ¡Te quedarás aquí!
    Saludos desde Pergamino, Buenos Aires.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que gracias, aunque la ausencia de interrogaciones me desconcierta.

      Una perta gorda.

      Eliminar