EN OCASIONES SE PASAN

LA AUTOESTOPISTA

Le encantaba viajar pero nunca tenía dinero. Por ello siempre recurría al inestimable tándem que formaban su dedo pulgar y las carreteras secundarias. El único inconveniente es que los viajes se hacían eternos, pues pese a la buena disposición de los conductores, ella se bajaba siempre en la siguiente curva.

5 comentarios:

  1. Una pirueta muy buena al final, con lo de la joven de la curva..., interesante. Por cierto, ¿qué es una perta?
    Un saludo
    Juan M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es el típico truco de microrrelatista que le da un poco de valor a la pieza. Me alegra que te haya gustado.

      Perta es abrazo en gallego.

      Lo dicho, una perta gorda.

      Eliminar
    2. Pertas gordas, entonces, amigos
      Juan M

      Eliminar
  2. Pobre mujer, de curva en curva y tira porque le toca... Un viaje realmente largo y tedioso, desde luego.

    Un abrazo y ánimo con las "fiestas". Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura, como va esa lucha contra el tiempo. Yo ya ves, completamente vencido. Por cierto es extrañisimo, tu comentario del anterior texto me aparece en gmail relacionado con el blog, pero en el blog ni rastro de él. Te lo iba a comentar, pero ando liadísimo.

      Bueno, ahí queda. Una perta gorda y a disfrutar de lo que queda.

      Eliminar