EN OCASIONES SE PASAN

TRAS EL PORTAZO

“El que calla, otorga” sentencio. Tras ello, salio rápido, pisando fuerte, y tras ella se quiso marchar la puerta, encontrándose con un fijo marco. El estruendo retumbo en sus oídos, y tras una pausa, él miro… miro hacia el armario y vislumbro una pronta fuga de ropa; miro hacia la coqueta y predijo una breve huida de fotografías; miro hacia la estantería y temió una rápida evaporación de libros. Solo después de repasar las distintas pertenencias compartidas fue consciente de que el cambio que más le costaría asumir, era el estado civil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario