EN OCASIONES SE PASAN

CON MENOS CUENTO

Me levanto temprano; me saca la perra a pasear y vuelvo rápido a casa. Recuerdo de camino que tengo algo descuidado el blog. Al llegar mis pies me adelantan y me sorprendo segundos después frente al escritorio: abro el cajón de la izquierda que como siempre sigue en la izquierda (manías suyas) y meto la mano intentando recuperar alguno de los muchos micros escritos en veranos pasados (cuando los dedos todavía tecleaban enérgicos y la prosperidad de palabras daba para media novela). Una vez dentro mis manos empiezan a hacer movimientos espasmódicos sin hallar ni rastro de los papeles. Por el contrario tropiezan con un par de objetivos, una sencilla cámara réflex digital, dos baterías y ... "¡Joder ahora lo entiendo todo!,¡la creatividad no se destruye, se transforma!. Pues al tema entonces. He quedado, pero más tarde aprenderé a tirar fotos y… ¿el blog?... el blog… es verano; que escriban los que saben, el resto a otros menesteres. Un cafecito y lo dicho “a renunciar al sueño que dentro de poco se acaba lo bueno”.


...aunque pongo empeño, las horas no se dilatan más de lo pactado.

4 comentarios:

  1. Disfruta que hace calor y como que es más válido estar pegado a la naturaleza.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si que había que disfrutar, pues mira que es breve lo bueno, y mucho mas efímero lo mejor. Pero bueno, aquí estamos, disfrutando de la dulce derrota de lo bien terminado.

      Espero que tú lo hayas disfrutado cuando menos igual.

      Una perta gorda.

      Eliminar
  2. Como decía Picasso (creo), "ojalá la musa me pille trabajando". Cuando la mollera se espesa, ni los pies ni las manos responden, y entonces hay que reconocer que lo mejor es dejar de pensar para pensar mejor. Yo, en esos casos, me relajo frente a una cañita.
    ¿Y si nuestra mejor obra fuéramos nosotros mismos?
    Un saludo
    Juan M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez tengas razón y lo mejor sea rendirse, pues con la grandilocuencia del propio ser, para que esforzarse. Pese a lo dicho, sigo teniendo algún que otro relato escrito en el estómago. Terminaré de vomitarlos.

      Una perta gorda.

      Eliminar