Y EL HOMBRE INVENTÓ LA NAVIDAD (No es mío, aunque me gustaría)

El abuelo Enrique, paterno, descreído y argentino para más señas, gustaba de contarme todas las navidades la misma historia.

“El Hombre desanduvo el camino que le había sido trazado. Despreció a Eva por embaucadora y repuesto de su cobardía decidió enfrentar a la Creación.

Rechazó parecerse a Él ni ser una creación suya. Negó a los animales y su multiplicación estúpida. Se opuso al sol, la luna y las estrellas como inventos divinos. Por supuesto tampoco creyó en la varita mágica que hizo aparecer las aguas, secó la tierra y la hizo fértil. Por último dijo no a la luz que separaba las tinieblas casi por hechicería.
Convertido ahora en el Génesis de todo culminó su obra: el Hombre inventó a Dios.”
¿Y entonces la Navidad, abuelo? Preguntaba yo inocente.

“Al final el Hombre se sintió solo y buscó una excusa que paliara su soledad”.

Cuando ya de madrugada y achispado por el vino mi abuelo se enfundaba su traje de Papá Noel para repartir regalos entre los niños del barrio, yo me debatía entre creer en su agnosticismo declarado o simplemente en su buen corazón.



ESCRITO POR FÉLIX VALIENTE

Comentarios

  1. A mí también me gustaría, qué duda cabe.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que mantenemos la capacidad de reconocer en lo ajeno lo bueno. Una perta.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL LOCO (no es mío, aunque me gustaría)

COSA DE UN NOMBRE (Relato perteneciente al libro Habitación sin bombillas).

OH! CAROL