ENTRESIJOS DE UN SUICIDIO

-A la cola, como todo el mundo.- Le dijo un hombre calvo, aparentemente enfadado.
- Pero si yo sólo quería tirarme por el puente.- Respondió con tono contrariado.
- ¿y?... ¿qué se cree usted, que el resto estamos curioseando?- Preguntó el primero mientras abría sus brazos y encogía los hombros.
Resignado, empezó a caminar hasta encontrar la base de la cola. Allí, tras un cuarto de hora de quietud, amenizado con el trasiego de familiares llorosos, mucha ambulancia y una tormenta de flases decidió desistir, pues aunque no le faltaban ganas, era mayor su impaciencia.

Comentarios

  1. ¿Por qué siempre hay alguien que rompe la monotonía o el curso normal de las cosas?
    Intrigante el relato, es decir, muy, muy bueno.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé. Tal vez sea cuestión de casualidades, o cuestión de pereza.

      Me alegra que te haya gustado. Una perta gorda.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL LOCO (no es mío, aunque me gustaría)

COSA DE UN NOMBRE (Relato perteneciente al libro Habitación sin bombillas).

OH! CAROL