EN OCASIONES SE PASAN

PODERES FÁCTICOS

Ni que decir tiene en los tiempos que corren de la información, sobreinformación y desinformación, que existe una acuciante corriente de pensamiento que aboga por el planteamiento, cuestionamiento, e intersección (verdad o mentira) sobre todo lo que se nos dice, muestra o enseña, intentando desenmascarar los poderes ocultos que mueven al títere.

Es motivo de lamento y pena, que esta misma corriente, de por hecho noticias pasadas, y por ende no se cuestione por ejemplo y en primer lugar el mito de la Torre de Babel. Si bien es cierto que Dios como político es y era muy poderoso, y pese a que está de sobra demostrado la existencia de un castigo divino bajo la intención de multiplicar las lenguas como panes, no queda tan claro que fuera medida tomada ante la arrogancia humana, sino más bien una argucia de El Señor, presionado por el papel preponderante (en todo su quehacer) por un obispado que ya tenía el ojo puesto en reconvertir el negocio hacía la enseñanza de idiomas, quedando de este modo desenmascarado el primer lobbie de los muchos que siguieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario