EN OCASIONES SE PASAN

TERREMOTO

Por fin quietas, las dos dejaron de temblar. Ante el nuevo estado, un fugaz cosquilleo las recorrió en dirección ascendente. Exhaustas se estiraron, descubriendo la planta de los pies. Una brisilla primaveral se coló entre los dedos. Hacia el norte la planicie se mecía verticalmente cuan mar calmo; culpable, un corazón batiendo sus alas, como queriéndose abrir paso sobre su pecho. En el rostro reinaba una sonrisa. Mientras, él encendió un pitillo.

2 comentarios:

  1. Es tan subliminal?
    o lo dijo todo a boca de jarro...
    o no entendí nada...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que subliminal yo diría que es descriptivo.

      Una perta.

      Eliminar