EN OCASIONES SE PASAN

CABALLERO DE ATREZO

Tras estrechar las manos, el uno se fue a su casa mientras el otro cerró con llave su despacho. Bajo el escritorio escondía una bolsa de deportes, y en su interior guardaba un pasamontañas y unos guantes de látex. Una vez puestos, abrió con elegancia la primera carpeta y cogió la estilográfica negra. Sobre la ostentosa silla de cuero empezó a ejecutar las firmas y uno a uno despachó todos los folios. Luego introdujo el archivo en su carpeta y ésta en la caja que ponía: Luis del Monte. Telefoneó al susodicho, del que se acababa de despedir y su lengua empezó a articular movimientos automáticos mientras su cerebro enlazaba frases inconexas: “un iluso más…”; “parecía noble…”; “fue firme el apretón de manos…”;… Al colgar, procedió a quitarse los guantes y el pasamontañas, e hicieron, como tantas otras veces, el camino de vuelta a la mochila de la que habían surgido. Cuando se disponía a salir de su oficina, tropezó con un reguero de sangre. Se agachó, arrugando el lustroso traje y vio como ésta emanaba tímidamente del archivador que acababa de guardar, en cuyo frontal se podía leer: “Préstamo Hipotecario”.

2 comentarios:

  1. Vaya, qué desenlace!
    Los ilusos no son ilusiones, estaban vivos!
    Excelente racconto Cc.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Genessis. La verdad es que nació como crítica hace un par de años al sutil engaño de la vivienda, que tantos quebraderos de cabeza nos ha dado a los españoles.

      Me alegra que te haya gustado.

      Una perta gorda.

      Eliminar